¿QUÉ ES LA MALOCLUSIÓN? TRATAMIENTOS PARA MEJORARLA

¿QUÉ ES LA MALOCLUSIÓN? TRATAMIENTOS PARA MEJORARLA

Es habitual considerar que unos dientes mal alineados son una cuestión meramente estética. Sin embargo, en términos de salud, e incluso, de estética buco-dental la maloclusión puede ser motivo mucho más primordial al que buscarle una solución precoz.


¿QUÉ ES LA MALOCLUSIÓN?


Se denomina maloclusión dental cuando el engranaje del maxilar superior y de la mandíbula inferior no encajan de forma correcta y/o cuando existe un mal alineamiento de los dientes. Además, hace referencia a la posición que las estructuras dentofaciales adquieren en sus facetas morfológica, funcional y estética.


Causas de una oclusión defectuosa

La maloclusión o mala mordida puede deberse a numerosos factores donde se incluyen las causas hereditarias, defectos congénitos o incluso los hábitos adquiridos en la primera etapa de la vida. Los más habituales son los siguientes:

  • Diferencia entre el tamaño de la mandíbula superior e inferior, o diferencia entre el tamaño de la arcada y los dientes. Es en estos casos cuando se producen apiñamientos, espaciamientos de dientes y/o una mordida irregular.
  • Hábitos de la infancia. La costumbre infantil de chuparse el dedo u otras como la de presionar los dientes con la lengua, también pueden ser causantes de una mala oclusión.
  • Pérdida de dientes. Cuando existe un diente faltante, los dientes adyacentes siempre tenderán a moverse para tratar de llenar ese espacio. Es por ello que la mordida se modifica y pasa a no encajar de manera correcta.
  • Un golpe o fractura de la mandíbula también puede ser causa de que se produzca una maloclusión.



Consecuencias derivadas de una mala mordida

Las consecuencias de una maloclusión son numerosas, algunas de ellas de gran importancia para el devenir diario y se describen a continuación:

  • Problemas derivados de la función mandibular: Una mala oclusión no permite una masticación adecuada de la comida, dado que no existe el contacto adecuado entre los dientes superiores e inferiores. Es por ello que los pacientes que lo padecen suelen tener problemas digestivos.
  • Problemas derivados del apiñamiento dental: Unos dientes apiñados favorecen que los restos de comida se acumulen en los espacios interdentales. Además, como su posición dificulta una correcta higiene, estos pacientes serán más propensos a desarrollar caries y enfermedades periodontales.
  • Bruxismo: La maloclusión provoca, en muchas ocasiones, que el paciente rechine o apriete los dientes de manera anormal y por lo tanto, se produzca un desgaste de los mismos.
  • Problemas respiratorios: Las maloclusiones esqueléticas severas, donde existe una alteración del tamaño y posición de los maxilares, pueden conllevar problemas respiratorios durante el sueño: ronquidos, apnea del sueño… Asimismo, en ocasiones, un sobrecrecimiento del maxilar superior puede hacer que un paciente no pueda cerrar los labios sin realizar cierto esfuerzo, por lo que puede estimularse la respiración oral y provocar además, problemas de encías.
  • Problemas en el habla: Algunas maloclusiones pueden favorecer ciertas dificultades en el habla, que pueden acompañarse de dolores articulares en la mandíbula.
  • Problemas estéticos: La posición incorrecta que adquieren las mandíbulas en los casos de maloclusiones pueden provocar asimetrías y rostros poco armónicos, por lo que, en muchas ocasiones, generan problemas psicológicos y complejos en el paciente.



Tratamientos para corregir una mala mordida

Cuando hablamos de maloclusión, la edad más temprana para realizar el tratamiento será la más idónea, ya que siempre será más sencillo corregir un problema de mordida cuando la mandíbula aún se encuentra en su fase de crecimiento.

Así, la gran mayoría de problemas de mordida se solucionarán con un tratamiento de ortodoncia -ya sea aparatología funcional o tratamientos de ortodoncia para adultos- junto con un posterior sistema de retención.