¡Hablemos de implantes dentales!

¡Hablemos de implantes dentales!

El vertiginoso mundo de la implantología dental

Los implantes dentales son un componente de titanio (como la raíz de un diente) que se coloca mediante una cirugía maxilar debajo de la encía. Esta permite que el dentista incruste el diente de reemplazo o el puente en el área afectada.


Cabe destacar que los implantes dentales no se extraen como las dentaduras y son sumamente beneficios para la salud bucal en general ya que no es necesario sujetarlos a otro diente, como normalmente se hace con los puentes.


A diferencia de las prótesis dentales removibles y de las que los implantes pueden considerarse su evolución, los implantes dentales se “atornillan” directamente en el hueso del maxilar o la mandíbula del paciente, logrando una mejor fijación.


La implantología como parte de la odontología


Se encarga de reemplazar aquellos dientes que se han perdido por diversas razones, valiéndose de implantes dentales colocados en el hueso maxilar o mandibular para volver a crear en los pacientes una sonrisa y estética dental agradables.


La colocación de un implante se realiza generalmente en tres etapas:


Quirúrgica: Es la colocación del implante dentro del tejido óseo. Luego de ser realizada esta cirugía se debe esperar de 4 a 6 meses para que se logre la oseointegración, es decir, la unión biológica entre el implante y el hueso.

Conexión: Se trata de la exteriorización de aquellos implantes que han estado sumergidos, para ello se les debe colocar unos pilares especiales por 3 a 4 semanas aproximadamente.

Rehabilitación: Esta última esta consiste en la construcción de la prótesis que ira soportada en los implantes, dependiendo del caso clínico, existen varias formas de tratamientos rehabilitadores para cada paciente.


El vertiginoso crecimiento de la implantología oral avanzada en los últimos años no es una casualidad.

.

Los avances técnicos y metodológicos están llevando a un nivel de éxito inédito. Así que profesionales, más y mejor formados, ya no dudan en aconsejar el tratamiento implantológico. Los clientes aceptan someterse a él sin tantas reticencias.